miércoles, 30 de septiembre de 2009

Lucky one

El domingo por la noche expiró el plazo legal (60 días) para que la persona ganadora del sorteo Melate "Revancha" del 29 de Julio, pudiera cobrar su premio: 86 millones de pesos [O el equivalente a cobrar una pensión de 71 mil pesos al mes, por 100 años (sin intereses)].


Las autoridades de Pronósticos, organizadores del sorteo, anunciaron la semana pasada que estaban "haciendo una campaña muy intensa para que la gente busque en su pantalón, en el buró o en el coche, si dejó ahí el boleto ganador”.

Dicho esfuerzo, incluía espacios en diversos medios de comunicación donde se buscaba al ganador del sorteo, sin embargo, la campaña resultó poco efectiva y nunca apareció el boleto con la combinación ganadora.

Esta no es la primera vez que el ganador no acude a cobrar su premio. Hace un par de años, la bolsa no reclamada del 21 de noviembre de 2007, superó los 140 millones de pesos, dinero que, como en esta ocasión, será transferido a la Tesorería de la Federación para su ejercicio en programas sociales.


En los últimos años, Pronósticos, un organismo público descentralizado del Gobierno Federal  (con ingresos propios, no le cuesta un peso al erario)  ha eficientado sus procesos y renovado su modelo de negocio. De hecho, entre 2006 y 2009 ha depositado en las arcas de la SHCP más de 2900 millones de pesos, más o menos el equivalente del presupuesto anual de Iztapalapa.

Si bien es cierto que los ingresos de esta empresa no son menores, un cambio fue clave para hacerla sumamente rentable. La decisión, no es nada del otro mundo. Mediante una reingeniería, el popular sorteo melate, cambió, desde diciembre de 2007, a ofrecer un pool de 56 números, en lugar de 51.

El ajuste, representa una disminución importantísima (casi se redujo a la mitad!) en las ya de por sí bajas probabilidades de atinarle a la combinación ganadora. ¿El dato? Antes, las probabilidades de ganar eran de 1 en 13 millones, mientras que ahora, son de 1 en 23.3 millones.

Esta decisión estratégica aumenta notablemente los beneficios de la empresa, que combinada con una duplicación de puntos de venta, logra colocarse, sigilosamente, como una importante fuente de ingresos del gobierno (sin costar un centavo).

Ah, por cierto, un tip importante. Si usted suele jugar melate, y gana, intente cobrar su premio en Zacatecas. Ahí retienen 7 veces menos impuestos que en el resto del país.


El lado positivo
Regresando a la suerte del desaparecido ganador, quizá esta no sea tan mala después de todo. Existen registros interesantes sobre lo difícil que puede ser administrar la abundancia después de un golpe de suerte. Hay varios ejemplos, pero quizá, uno de los más emblemáticos sea el de Jack Whittaker, quien antes de ganar la lotería era un prominente empresario. Entre la cadena de sucesos que vivió después de ganar la lotería figuran: un divorcio, un robo de 545 mil dólares mientras visitaba un tugurio, y las muertes de su hija, su nieta, y el novio de la nieta. Chale!


Jack Whittaker

Lo curioso
Ya por último, un dato que deslumbra, llama la atención. En el blog de Carl Bialik, mejor conocido como "The Numbers Guy",  conocí la historia de la lotería de Bulgaria. Resulta que en dos sorteos consecutivos de este mes, el del 6 y el del 10 de septiembre, ganó la misma combinación de numeros!!!. El suceso mereció la atención mundial y se anunció una investigación por parte del ministerio del deporte de Bulgaria.

Dantrix

2 comentarios:

cesarsalazar dijo...

Cada día se pone mejor, excelente post!

Doña Esa dijo...

Zas! Que sorpresa para aquél que un día lo encuentre.

Pero como bien comentas, de un momento a otro contar con excesivas cantidades de dinero puede traer consigo los problemas clásicos que aquejan a los adinerados.

¿De qué te sirve tener un coche envididable, si cada día vives con temor a que secuestren a tus seres queridos?

Me gustó mucho tu post, te lleva de una idea a a otra con singular atino.

=)

Publicar un comentario

Comenta!